jueves, 19 de junio de 2014

A veces las cosas no son como uno quiere

Es difícil ver como algo que pensabas que perduraría con los años, un "para siempre" se rompe en mil pedazos, de una manera tan devastadora que te corta las manos. Y no sólo a ti, se las corta a todas las personas que quieres. Coges todas las vendas que puedes e intentas ponerlas en las manos de todas esas personas, una a una para apaciguar sus heridas y entonces es cuándo ves tus manos completamente ensangrentadas por que no te has ocupado de curarte a ti misma... Aún así, te da igual, sólo puedes mirarles y tratar de idear alguna manera de ponerle una venda al corazón de cada una, porque esa es la peor herida.

Como puedes, te vas acostumbrando a la situación, no la entiendes, no la compartes, pero intentas respetarla aúnque te cueste. Tu cabeza va a mil por hora buscando soluciones que no encuentras, soluciones que ya no valen, un "si hubiese...", un "si no hubiese...". Cada uno tan inservible como el anterior, por que el momento ya ha pasado, ya no se puede hacer nada, ya no hay una vuelta atrás para cambiar las cosas, para encauzarlas de otra manera, para cambiar de camino... No, la vida no te da un regreso, los días pasan y no se detienen por más que quieras. Una milésima de segundo para parar el mundo y pensar las cosas, pensar en la mejor manera... Y aún así, te equivocarás, por que si algo tiene el ser humano es la mala costumbre de equivocarse, de cagarla una y otra vez, y aún así... Seguirla cagando a lo largo de la vida, una y mil veces. Precisamente por esto somos humanos y tenemos libertad de pensamiento, para bien y para mal. Luego tienes que contar también con el "plan", sí, el "plan" en tu cabeza parece perfecto, nada puede fallar y entonces es cuándo tú piensas ( Sí, piensas ) que el resto del mundo piensa igual que tú, pero no, no es así, cada uno piensa como le sale de los eggs y pasa que tu plan se va a la mierda. Véase:

- Tienes que hacer esto, por que si no pasará ESTO.

- Vale.

2 días después: No, es que he pensado que era mejor hacer AQUELLO y así lo hice.

Bravo... Bravo... las has cagado, así de claro y tu plan de salvar el mundo se ha ido a la mierda.

Mi costilla, la derecha, dice que la vida te da lo que necesitas, no lo que quieres... No me hace mucha gracia que pasasen ciertas cosas, pero quizá ello me ha hecho pensar en lo que tengo ahora mismo. en este por ahora que quiero que siga siendo así, tan finito como infinito a su vez, pero con más aspiraciones, quiero una vida contigo, sí, la quiero, nunca lo había tenido tan claro. Estamos en nuestro segundo "cambio" en nuestra vida en común y me gusta y quiero más cambios como este, que no sea el último. Que tengamos que hacerlo una, dos tres y mil veces si hace falta, pero contigo, dónde sea, como sea, cuándo sea, pero contigo. Quiero llegar a ese día en el que me pondré histérica y rodarán cabezas si en nuestra propiedad no queda algo a la perfección. Que te ponga la cabeza como un bombo como el "gato" no llegue a la hora que le he dicho y tu intentes calmarme por que no pasa nada por 5 minutos. En fin, igual por estas cosas la vida me ha dado este palo, quizá para que me dé cuenta de la suerte que tengo yo contigo e intente hacer cada día un pacto con el diablo para que me de un día más para mirar tu sonrisa. Sé que las cosas no son fáciles últimamente, demasiados problemas, demasiadas cosas y lo que digo... Que la vida no se para por nadie, el tiempo pasa, los años pasan y parece que fue ayer, pero no... Un ejemplo, hace 11 años y cada vez está más cerca y más miedo me da, y lo siento, lo siento mucho cariño, siento que tengas que pasar estas cosas, pero supongo que así es la vida, que no todo es un camino de rosas, de sueños y felicidad, las rosas se marchitan, los sueños se rompen y la felicidad se escurre de una manera muy curiosa entre los dedos, no podemos hacer otra cosa que intentar con todas nuestras fuerzas que cada uno de los obstáculos que nos pone nos unan cada vez más y más y juntas intentar saltarlos. La Luna, aún que parezca mentira, no puede con todo. Tú, más que nadie, lo sabes.

No hay comentarios: